jueves, noviembre 30, 2006

Mudanza


Los cambios de casa son agotadores. Conseguir alguién que esté dispuesto a ayudarte a cargar las cosas y que tenga una camioneta por lo menos. Obvio que hay que pasarle algunas lucas...

Poner todas tus cosas en cajas, trasladarlas y luego tener que ordenar. Con su respectiva revisión de cartas viejas, papelitos, libretas que traen miles de recuerdos, eso es lo que más cuesta, siempre me pongo a leer todo y eso demora el proceso de ordenamiento. Debo decir que esta vez cerre los ojos y boté cosas que había guardado por años, sin atreverme a dejarlas, ahora quise hacer un gesto de desapego al pasado y tiré a la basura los recuerdos.

También pasa por darte cuenta que las cosas que compraste antes no quedan bien en tu nuevo departamento. Que siempre, por más que revises antes, siempre hay una llave que no funciona bien.

Y sobre todo andar mirando como como pájaro loco a los vecinos guapos que pueda haber en el edificio. Hasta ahora nada...en fin.

Esta vez estoy happy con mi cambio, me gusta el lugar, me siento cómoda y aunque los primeros días desperté preguntando: Dónde estoy???? ya me acostimbro a los nuevos espacios.

2 comentarios:

Monin dijo...

Lindo tu nuevo espacio, agradable, acogedor, se parece a ustedes... si, tiene un poco de ambos...

Todos los cambios son beneficiosos... y este, creo que es lejos uno de los mejores que puedes haber propiciado...

Cariños!!

gentzane dijo...

mmba habias escrito jajajaja jajaj que wena la mudanza super shori jajaja

ya lokis fue un gustazo verla y bailar tambien con la loca de arriba ajajaj