viernes, julio 29, 2005

Nunca vi Candy

Cuando era chica nunca ví Candy, no tengo idea de qué se trataba, sólo tengo referencias de la historia por los comentarios de mis compañeras de colegio. No es que no tuviera televisión o que me prohibieran ver dibujos animados. Lo que sucede es que mi madre me peinaba con unos moñitos ridículos que me hacían, según mis amigas, parecerme a ella. Con ese pelo y los ojos grandes era, para ellas, Candy en persona. A mí me cargaba tanto que autocensuré el mono en cuestión.

Muchos de mi generación la adoraban y comentaban capítulos con un entusiasmo casi patológico. Aún ahora escucho a mis amigos recordarla con nostalgia...lo que me hace sentir que me perdí de algo importante ¿?

El otro día un amigo me dijo que me parecía a ella, por mi pelo y por que, según él, creo demasiado en el amor. Cosa que no voy a discutir en este momento, mi percepción sobre ese estado de ahuevonamiento no está en las mejores condiciones, así que no ahondaré en ese tema.

Sin embargo, me quedó dando vueltas la idea de ver Candy, alguien sabe si es posible conseguir por lo menos algunos capítulos de la serie? quiero saber de qué hablan cuando comentan con tanta añoranza.
Hice la respectiva búsqueda en google, pero me gustaría verlo de puro pendeja que ando no más.

lunes, julio 25, 2005

Memo 0001

Hoy fue mi primer día de trabajo en la Muni, el lugar es feo, si definitivamnete feo, ya veré cómo hago para arreglar algo, por lo menos mi metro cuadrado.
Mi primera intervención fue estar a cargo de la contitución de una "Junta de vecinos Infantil", algo así como un cumpleaños de mono con votación. Bueno, un poco más divertida que las elecciones adultas.
Tendré que acostumbrarme a las urgencias y lentitudes de la administracuón pública, no es algo muy seductor, pero por ahora lo que necesito es estabilidad y esto me ayudará.

Además, en este lugar cada cosa que haga influirá de alguna manera en la comunidad y pensar en eso me consuela y me alivia el peso del aparato burocrático que me está rodeando.

miércoles, julio 20, 2005

Tiesa, absolutamnete inmóvil

Lo de la tortícolis me salió cierto después de todo.
Hoy definitivamente no puedo mover el cuello y eso que no he mirado "pal' lao' "
Alguien me puede hacer un masajito para que se me pase?
Sigo en las capacitaciones y estoy congelada, las cosas aca siguen igual, las clases bien, pero los supervisores de la empresa que nos contrató son una verguenza... sin más comentario.
Y yo sigo tiesa, tendrá algo que ver mi tortícolis con la necesidad de flexibilidad en mi vida? es segunda vez en aproximadamente un mes que me pasa esto ¿?

martes, julio 19, 2005

Mujeres trabajando

La semana pasada y esta he pagado todos los momentos de flojera y ocio que tuve hasta hace poco, las tardes enteras que pasé conversando por MSN o leyendo blogs..... Ahora estoy trabajando mucho, no tengo tiempo para respirar.
Me fugué unos minutos, necesito escribir, salir un rato. Y eso que todavía no estoy en mi trabajo oficial, esta semana estoy pituteando en la coordinación de capacitaciones para una empresa.

La verdad es que me siento algo impotente, esto se trata de cursos de manipulación de alimentos para mujeres que trabajan en empresas concesionarias de la Junaeb y la Junji, por lo tanto son la tías que preparan los alimentos de los niños que van a colegios municipales. Su trabajo es fundamental para muchas familias de escasos recursos. Y me voy dando cuenta de que les pagan una miseria, que hay muchos abusos de poder y que las garantías que tienen son casi nulas y más encima las desconocen. Las traen a capacitarse y no les entregan las condiciones mínimas para ello, no gastan en arriendo de un lugar, porque se consiguen colegios y más encima, siendo una empresa que entrega alimentos, en lugar de darles almuerzo a la hora de colación les entregan un pan con queso y una fruta. Algunas se atraven a reclamar, pero la mayoría, por miedo a perder el trabajo, se callan, se comen su pan y las que pueden se compran un dulce para pasar en día.

Veo a estas mujeres y muchas tienen mi edad o menos incluso y se ven viejas, no es que yo me vea como adolescente, pero no deja de sorprenderme que la vida de algunas personas haga que parezcan mayores, cuando recién bordean los 30.

Por otro lado, veo como las tratan los supervisores de la empresa en cuestión y eso me da rabia, creo que merecen ser respetadas. Como no acostumbro a callar ese tipo de cosas, sabrán que ya me metí en líos.

Por otro lado, siento admiración por ellas, por la capacidad de salir adelante de todas maneras, por la fuerza que tienen.

A pesar de todas las falencias que veo, me gusta estar aquí, porque mi cansancio de estos días se torna grato al saber que de algo les sirve lo que les entregamos, que podemos ser, de alguna manera un aporte para dignificar su trabajo. Más que entregarles conocimientos, creo que es importante escucharlas, saber de sus vidas, darles atención, mostrarles que son mujeres muy potentes y que tienen que estar orgullosas del rol que cumplen.
Me voy a seguir trabajando... ya veremos qué aprendo yo de todo esto.

viernes, julio 15, 2005

Soy una fresca

En el edificio hay un chico guapo.....casi me da tortícolis, soy una fresca

lunes, julio 11, 2005




Un ejercicio de aprendizaje.

Nececito reaprender a ver el lado A de las cosas, saber que todo acontecimiento en la vida trae dolor, pero también cosas buenas.
Por ejemplo, hace algunas semanas postee sobre la situación con mi madre que estaba bastante enferma y las sensaciones encontradas que eso me produjo, hoy veo que más allá de la angustia y el cansancio que esa situación me trajo, también me dio la oportunidad de conversar mucho con ella y hablar de cosas que estaban guardadas hace tiempo, poder decirle que la puedo cuidar mucho, por que la amo, pero que yo soy la hija y ella la madre y no al revés. Tuvimos tiempo de regalonear mucho, pasar horas tiradas en la cama haciendonos cariño, cosa que no es habitual en nosotras.
También quiero aprender a ver que cerrar relaciones "amorosas" no significa que el mundo se acaba, que es posible seguir riendote incluso de las situaciones más bizarras, necesito reirme un poco para desdramatizar la situación. Tiendo a alaraquear bastante con esas cosas y me doy cuenta que aún me victimizo demasiado.

Darme cuenta que yo también soy responsable de las cosas que sucedieron, las buenas y las malas,(aunque bueno y malo es un jucio que depende del punto de vista que yo le pongo, la perspectiva con que miro las cosas), me hace sentir mejor, porque no soy una niña indefensa, soy dueña de mi vida y de lo que hago con ella, entonces cerrar una relación que no me hace bien significa dolor, pero también significa que aprendo a cuidarme, a no exponerme a situaciones que me dañan y a buscar la tranquilidad para ser más feliz.

No espero la felicidad como un estado constante, sino como la paz de saber que estoy construyendo mi vida con honestidad, pasión por las cosas y las personas que tengo a mi lado.

No puedo obviar que el trabajo que estoy haciendo este mes es una "bendición" palabra que me suena muy católica, pero la usaré igual) sé que no durará mucho, pero me permite estar concentrada y activa, con ganas de levantarme temprano y con esa cuota de estrés, necesaria en mí a veces. Además, me pone alegre saber que este trabajo significa que un grupo de mujeres agregará en alguna medida algo de valor a su trabajo y a su vida. (ya contaré de qué se trata)