miércoles, agosto 31, 2005

Por fin termina agosto

Estaba todo bien, el sábado llegue a la oficina a ordenar unos documentos con una compañera, pensabamos estar un par de horas y dejar todo listo para el lunes e irnos a nuestras casas al merecido descanso...pero...como ya saben muchos quedo la pura escoba en San Joaquín.

A las 11 de la mañana, aproximadamente, llega uno de nuestros colegas a avisarnos que debemos trasladarns a la oficina de EMERGENCIA porque el Zanjón de la Aguada una vez más hizo de las suyas. Estas son las ocasiones en las que recuerdo que, por más que los seres humanos nos creamos superiores, la naturaleza nos demuestra que ella es más poderosa y recupera su espacio dándonos estas lecciones.

Nos fuimos y comenzamos a solicitar ayuda a Carabineros, bomberos, el Ejército, a pedir donaciones para repartir a la gente.

Si bien, no soy asistente social, creo que luego de este fin de semana podría decir que hice un curso intensivo.

Ver imagenes en televisión es una cosa, pero estar ahí, con la gente que mientras sus casas están llenas de agua, barro y caca es terrible. Ver gente humilde que agradece lo poco que puedes hacer por ella, que te miran con cara de desconsuelo y hacen esfuezos por limpiar lo que les queda.

Tambien está la otra cara, los que se aprovechan de las circunstancias y van a pedir más de una vez las ayudas y reclaman porque es poco...en fin mejor no hablar de eso, me da verguenza ajena.

En estas circunstancias se ve de todo. Entre los funcionarios por ejemplo, están los aperran con todo, organizan, salen a ayudar y a pesar de estar mojados siguen colaborando y están los que se corren y se justifican diciendo que eso no es parte de sus funciones(más verguenza).

Este fin de semana fue realmente agotador, anduve por pasajes que no tenía idea que exitían, callecitas que no miden más de 2 metros de ancho, donde la gente estornuda y en vecino del frente se resfria, porque no sólo tienes encima al de al lado.

Parecía algo así como un pato de BancoEstado, con ese trajecito amarillo y botas de agua, con todo el estilo que se puede tener con esa magna vestidura.

No había tenido tiempo hasta ahora para postear algo, recién ayer se terminó la emergencia y hoy en la mañana sacamos los informes de toda la ayuda que se entregó.

Me quedo con sensaciones encontradas, por un lado, de haber trabajado mucho, me siento agotada, con el peso físico y emocional de la cagada que quedó, pero otro lado, veo que hay muchas personas que aún tienen sus casas mojadas, niños y ancianos enfermos y eso me deja con el saldo en contra por no poder hacer más de lo que hice.

5 comentarios:

maru dijo...

Cuando más las necesitamos, las manos se nos hacen pocas. Cumpliste una buena labor, debes sentirte satisfecha por eso, me imagino que la sensación de que se pudo hacer más está presente, pero recuerda que lo que hiciste fue igualmente valioso. Mucho ánimo, nos vemos el domingo.

PS: Veo que fuiste invadida por el spam, activa la casilla de verificación de palabra en Configuración, Comentarios de Blogger.

Nadia dijo...

la verdad es que te admiro!
Saludos,

Nadiezhda dijo...

gracias,pero lo que hago, es porque todavia creo en las personas y en que podemos ser una sociedad mejor

CeCiCa dijo...

ke buena onda microonda!
¿¿cierto que es rico
ayudar??

saludos-s-s-s-s-s

Rosendo Zanga dijo...

Bonito comentario